Vendimia en el sur

racimo-palomino2

racimos-palomino

Ya ha terminado la vendimia de la uva palomino en el marco de Jerez. Oficialmente el lunes día 19 de agosto se empezó a cosechar en las zonas interiores donde se produce un poco antes la maduración y se fue extendiendo paulatinamente por las zonas costeras. Este año se prevé que la cosecha alcance las 60.000 toneladas en las 7.000 hectáreas de producción, lo que implicaría un incremento del 28 por ciento respecto al año pasado que fue de vendimia corta debido a la sequía vendimiador

Un paisaje lleno de luz
La zona de producción de la Denominación de Origen está situada al noroeste de la provincia de Cádiz pero las bodegas sólo pueden localizarse en Jerez, Sanlúcar y El Puerto de Santa María. El relieve es suave con pequeñas lomas y a excepción de la vega del río Guadalete y la zona costera, los terrenos están dedicados exclusivamente a viñedos o al cultivo de cereales. Aunque la mecanización de la cosecha va aumentando cada año, muchos pagos de tamaño pequeño siguen empleando vendimiadores y la tradicional imagen de los hombres agachados junto a las cepas vuelve a repetirse un año más en esta comarca gaditana.

viñedo-palomino

cepas

Palomino, pedro ximenez y moscatel son los tres tipos de uva característicos del vino de Jerez. Los afamados vinos generosos de esta denominación (finos, manzanillas, amontillados, palos cortados, rayas, olorosos) se obtienen de la variedad de uva palomino que es la cepa dominante y se cultiva preferentemente en las albarizas. La uva palomino es blanca, de hoja grande y los racimos largos y anchos con numerosas bayas medianas, jugosas y de hollejo fino.

vendimia-manual


Un suelo y un clima
Las albarizas son terrenos esponjosos y fáciles de laborear con un característico color blanco (de ahí su nombre) que favorece la reflexión de la luz en el interior de la planta. La climatología es fundamental para un buen desarrollo de la uva. Las altas temperaturas son moderadas por la influencia del Atlántico. En la época estival que es la más seca, el rocío nocturno alcanza niveles muy altos, lo que potencia el aroma del fruto y sirve para equilibrar su contenido en ácidos y azúcares.

Los vientos secos de levante (mediterráneos) propician la maduración y los húmedos del sur y suroeste o vientos de poniente benefician al suelo y son fundamentales para la crianza de los vinos.

 

Más información en www.sherry.org

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar